Frank T

Frank T, el hombre que introdujo el rap en España

Franklin Tshimini Nsombolay, es un cantante de rap, hip-hop y compositor, originario de Kinsasa, Zaire, lo que hoy se conoce como la Republica Democrática del Congo. Nace el 10 de abril de 1973 y está residenciado en España, desde los dos años de edad. Artísticamente es conocido como Frank T.

¿Cómo fue que Frank T terminó nacionalizándose?

Aunque lleva unas cuantas décadas siendo oficialmente un español, ciertamente, esta es una de las preguntas más comunes que le hacen al cantante en entrevistas. Y la historia detrás de todo esto, en realidad es bastante sencilla. Sucede que el padre del rapero fue un reconocido traductor en su país natal, el cual brindó su colaboración durante el legendario combate entre Muhammad Ali y George Foreman.

Debido a la alta competitividad, al hombre le ofrecen un trabajo en los Estados Unidos de América, con la única condicionante de que tanto él, como su familia, debían viajar por su cuenta. Dispuestos a correr el riesgo, en busca de un mejor futuro, los progenitores viajaron con todos sus hijos, llegando a la ciudad de Madrid, mientras hacían los trámites pertinentes para la documentación. Sin embargo, nunca les otorgaron la visa y es allí cuando deciden radicarse en la Madre Patria.

Así ha sido la carrera profesional de Frank T

Si bien es sabido, Frank T es uno de los pocos artistas que aun conservan ese toque tan ochentero. Y es que, precisamente, en esa década cuando inicia su carrera artística, siendo originalmente compositor. No obstante, se animó a darle voz a sus escrituras, contando con la única referencia de las agrupaciones de rap y hip-hop estadounidenses, por lo que sus primero trabajos y producciones musicales están cargados de ese característico espanglish. Y aunque en un principio solo era a modo de práctica, alguna de estas liricas forma parte de la primera maqueta de su grupo Top Producciones.

En el año 1994 tuvo la oportunidad de conformar un grupo llamado El Club de los Poetas Violentos al lado de otros grandes exponentes como Jota Mayúscula, Kamikaze, El Meswy, PacoKing y Supernafamacho, junto a ellos grabó el álbum Madrid Zona Bruta, el cual fue enteramente decisivo para el afianzamiento del rap dentro de las fronteras española, es por eso que cuando se habla de un rapero de la talla de Frank T, solo se puede pensar en él como uno de los pioneros en el género musical. Y según él mismo dice, este trabajo musical fue “el primer disco de rap que se realizó en serio en España”.

Frank T y su primera vez en solitario en 1996

A tan solo dos años de haber conformado su primera agrupación, este rapero decide desvincularse de sus compañeros para poder experimentar y explotar todo el potencial que posee, yendo de frente con su carrera en solitario. Así es como en 1996 sale a la luz su primer disco llamado Konfusional, el cual estuvo sometido a ciertas reediciones a través del tiempo, con la finalidad de introducir en él las nuevas bases y estilos musicales.

A lo largo de todo esta trayectoria y legado musical que nos ha dejado el Mc, hay una variable común y es que la mayoría de sus trabajos tienen títulos complejos. Tal es el caso de su segundo álbum publicado en 1998, que se titula a Los pájaros no pueden vivir en el agua porque no son peces. Algunos críticos han hecho alusión que ese titulo más bien corresponde a un libro de superación personal, que a un álbum musical. Sin embargo, los que solo se han dedicado a criticar y no a escuchar las preciosas liricas plasmadas en él, jamás podrán entender la esencia de lo que el artista forjó en ellas.

Sin duda alguna, la carrera de este español ha sido una de las más plenas e integrales dentro de la escena del rap español. Y los seis discos que ha sacado a la luz, son una prueba ferviente de ello. Adicionalmente, en cuanto a su carrera como productor, tampoco se queda atrás ya que ha tenido la oportunidad de trabajar con otros referentes del rap como Arianna Puello y La Excepción. Y por si no fuera lo suficientemente bueno, también tiene su propia columna en 20 minutos y forma parte de la banda sonora de Bagdad Rap. En definitiva, y desde el ángulo que se vea, esta es una carrera completamente llena de éxitos.

Una sociedad discriminatoria

A finales del siglo pasado se produjo un estallido de migración en toda la Madre Patria, originando que personalidades de los países menos favorecidos socioeconómicamente vinieran buscando una mejor calidad de vida, dada estas circunstancias, también se destapó una explosión de intolerancia hacia los foráneos. Siendo juzgados por su presencia, clase social y color de piel.

En este sentido, el rapero comenta que, aunque sus padres eran personas estudiadas, que se ganaban la vida de forma honrada, a menudo él y sus hermanos eran victimas de burlas por su color. “¿Cómo puedes ser tan negro?”, era una de las preguntas más frecuentes. Sobre este respecto, el cantante nos comenta: “Vivimos en una sociedad que no considera racistas ciertas cosas que sí te han hecho sentir mal y que luego cuando nos escuchas, que eso es algo racista y piensas: claro, por eso me sentía mal. Eso también tratamos de hacerlo en el programa. Sacar cosas que piensas, oye, esto no estará en el diccionario de lo que es racismo, pero si te ha sentado mal y te ha causado malestar, es porque quizá sí lo es”.

No es simplemente un color de piel, son raíces

De un modo mucho más personal, Frank T insta a la población en general a validar sus raíces, orígenes y procedencia porque eso es algo que está en la esencia de quienes somos, de nuestra originalidad y de lo que queremos transmitir. “Yo me considero español, pero no me siento español, que son cosas distintas. Me considero español porque sí, es la cultura que he vivido, es lo que hago, pago impuestos aquí. Ahora, al hablar de sentimientos no. Menos en un país en el que constantemente te están preguntando que de dónde eres o qué bien hablas”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad