Costa

Costa, el rapero español que es altamente criticado por sus letras machistas

Hugo Ortiz, conocido en el medio artístico como Costa, es un rapero y productor español, nacido en Alcalá de Henares, el 8 de octubre de 1979. Ha vivido gran parte de su vida en Madrid y pertenece a la compañía discográfica Gamberros Pro y su sello artístico es Grimey Music. Además de sus letras burdas, se ha caracterizado por sus destacadas colaboraciones junto a Natos y Waor, Carmona o Denom, por mencionar algunos.

¿Cómo ha sido la carrera musical de Hugo Ortiz?

Este rapero oriundo de la Madre Patria, inició con su carrera en el panorama artístico teniendo pequeñas participaciones de rap y hip-hop en el grupo East Maphia (EM), mismo, que años más tardes sería la cuna de números raperos, Dj’s, grafiteros, pintores y artistas plásticos. De hecho, a esta promesa del rap se le conoció originalmente por sus cualidades en las artes urbanas, siendo un grafitero de gran calibre.

Sin embargo, no es hasta el año 2003 cuando se le empieza a conocer musicalmente, gracias a su contribución en el grupo Hardcore punk straight edge Down for the Count, el cual, lamentablemente cayó en una fatídica disolución. Pero ahí no se termina la que prometía ser una grandiosa carrera musical, pues, al poco tiempo surge Hardcore metálico: Versus.

Y, un año después, en 2004, Costa tiene la oportunidad de publicar su primer LP en solitario, que lleva por título “Chocolate”, con un estilo muy Bronx bien marcado. Sin duda alguna, este fue el punto focal para el despegue de su carrera como cantante.

Un hecho muy curioso sobre uno de los LP más polémicos de Costa (Chocolate), es que uno de los videoclips de sus canciones fue rodado directamente en la cárcel, causando cierta conmoción en aquellas personas que no están acostumbradas a este tipo de actos tan poco peculiares.

Nueva faceta de Costa para su contenido digital

Así pues, para el año 2008, Costa decide experimentar un poco más en su nueva faceta como creador de contenido digital y para ello inició un proyecto audiovisual llamado Mercado del ghetto, dicho en otras palabras, mercado del barrio. El objetivo principal de este proyecto, era que todos los discos tuvieran una producción audiovisual y aunque no se logró consolidar la publicación del mismo, algunos de los mas representativos para el cantante fueron mostrados al público, quedando en evidencia una vez más el gran talento que no solo posee para la music, sino que también para las artes audiovisuales.

Asimismo, es en el año 2010 cuando logra publicar su segundo álbum Morfina, en compañía de sus colegas y compañero de Gamberros Pro y otros artistas de la talla de Carmona y Flavio Rodríguez, el cual, vale decir, causó un completo revuelo en la escena del rap ya que venía cargado de sonidos y música totalmente fuera de lo común.

Tres años más tarde, lanza el EP “Bajo sueldo” de la mano de Carmona, trayendo un poco de criticas consigo, respecto a la capacidad del cantante sobre subirse a la tarima completamente solo. Consecutivo a esto, el rapero ha sacado varios discos sueltos, pero nada tan consecuente como sus producciones audiovisuales que se le dan tan bien.

Una vida muy polémica

Según la opinión publica, Hugo Ortiz o Costa, como se le conoce en el mundo del espectáculo, es uno de los artistas españoles mas odiados y aclamados por igual. Y es que sus letras tan brutales y groseras no pasan por alto, incluso en los más chicos de la casa. Tildándolo en múltiples ocasiones de machista y gangsta.

Y aunque sus temas contienen líneas tan despectivas como “Ya no eres tú mi puta, puedes vestirte e irte, ya no te quiero no, ni para escupirte (…) Tu cara, puta, es de choni hagas lo que hagas”, igual sigue teniendo público en cada uno de los conciertos que da en las ciudades españolas.

Costa reconoce que la estigmatización que existe hacia él, después de admitir que se drogaba, en serio ha sido abrazadora. “No importa que me gradué en audiovisuales en una universidad de New York, cuando reconoces que te drogas, tienes estigma para toda la vida”. De igual modo, también ha dado a conocer de forma muy abierta parte de los procesos por los que ha atravesado a lo largo de su vida. “Pasé del rollo vegano a vender drogas y luego a hacer rap”. Y tal vez parte del éxito en su carera profesional, se deba la forma tan despreocupada en la que se toma este tipo de comentarios negativos hacia su persona.

Censura por parte de los colectivos feministas

Una de las verdades más apabullante acerca del rapero, es que ha sido acusado en más de una ocasión por lo machista y sexista de sus letras e, incluso, tales hechos le han valido de múltiples sanciones. Si tuviéramos que hablar de un “Talón de Aquiles” para Costa, en definitiva, sería Asamblea Feminista de Ciudad Real, donde se le acusa directamente de apología del terrorismo machista, considerando que sus letras tienen un contenido que no es apropiado para la ciudadanía, ya que fomenta una cultura de odio e irrespeto hacia las mujeres.

De hecho, en una oportunidad el grupo remitió una carta al mismismo alcalde donde se solicitaba que se alzara una prohibición sobre sus canciones. “Sus letras animan a la violencia contra las mujeres, a su maltrato y a su uso como objetos sexuales”.

¿Se trata de una explicación racional?

Ante todo el hate que dan sobre él, Costa ha soltado una explicación que nos ha dejado a todos completamente boquiabiertos: “Desde pequeño he sido hipersensible”. Lo que muchos ven como una excusa barata para su desmedido comportamiento, para otros es una razón muy valida sobre el porqué de su actitud.

Y luego de toda esta polémica que ha generado gran revuelo tanto en su vida privada como profesional, el rapero se pronuncia de la siguiente manera a través de su cuenta en la red social Facebook: “Cuando yo grito puta o zorra en mis canciones, estoy hablando de mí mismo, de la vida que me ha tocado vivir”, explica.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad