Blake, un rapero que transforma la tristeza en arte

Alejandro Cabrera Rodríguez, conocido en el ámbito artístico como Blake, es un rapero y compositor español nacido en Santa Marta de Tormes, Salamanca, el 27 de septiembre de 1991 y actualmente constituye uno de los más grandes exponentes y una de las voces más prometedoras del rap, posicionándose en los primeros lugares dentro de la madre patria, dando su primer verdadero salto a la fama con su sencillo Visceral.

El inicio de su carrera musical

Este joven rapero comenzó a experimentar un peculiar interés por la música desde temprana edad. Así pues, siendo apenas un adolescente ya frecuentaba algunos lugares dentro de Salamanca, los cuales eran el epicentro del rap. Y es allí, en plazas, parques, callejones y junto a sus amigos, donde inició el amor por esto que hoy sabe hacer tan bien: rapear desde el corazón.

No obstante, hubo un punto muy importante que marcó su adolescencia y fue el momento en que descubrió que escribir era un remedio mucho mejor para un corazón malherido como en suyo, que solamente cantar. Sin embargo, al ser un novato, sus letras y estilo no eran los mejores, no obstante, esto no fue limitante para el chico que deseaba superarse, más que cualquier otra cosa en la vida.

Para el año 2009, se une con otro rapero conocido en el medio artístico como Escualo y juntos inician un proyecto personal, dando vida al grupo Gran Calibre. Dentro de sus producciones musicales al lado de este otro exponente del rap, se encuentra Luces y sombras, Los del tango, Por fin solos, Algo más personal, Nos sale de los cojones y Santa muerte, por mencionar algunos de ellos. Vale la pena recalcar que, aunque este grupo fue disuelto, ambas partes quedaron en buenos términos, siendo la prueba de ello, las colaboraciones que aun realizan entre sí.

Dentro de todo, con altos y bajos, es innegable el estilo tan marcado que tiene nuestro salamanqués, su entonación y acople musical son la pieza fundamental para transmitir a su público todas esas emociones plasmadas en papel, sin contar, además, con su peculiaridad de cambiar los tonos mientras canta, lo que concede a cada nueva producción ese toque de suspenso que termina sorprendiéndonos a todos.

  Zatu es el pionero del rap en España

¿En qué momento Blake decide vivir de la música?

Es el 2016 un año de grandes acontecimientos en la vida del rapero, pues, ocurre la muerte de su abuelo y la separación voluntaria de Gran Calibre, y es allí cuando Alejandro Cabrera, ahora conocido en solitario como Blake, se da cuenta que la música es algo que puede hacer de manera permanente para vivir.

Por tal razón, explica en una de sus tantas entrevista: “Hay que ser realista y cuando ves que empiezas a tener reproducciones, que la gente te empieza a llamar y que de verdad te renta utilizar más tiempo de tu vida para hacer puramente música, tienes que pensar en ti.

Así fue la evolución musical del chico de Gran Calibre al rapero Blake

Si bien es cierto, en un principio, las letras de Alejandro Cabrera y Escualo eran netamente competitivas. Pues, en el panorama musical al que se enfrentaban en ese entonces, figuraba mucho más resaltar del resto, que cualquier otra cosa.

Sin embargo, con la sabiduría y la experiencia que trae el tiempo, Blake le da un giro trascendente a sus letras, escribiendo, según él, sobre lo que verdaderamente importa. “Ahora soy mucho más crítico. Me atrevo a hablar de política, de problemas sociales… El cambio está en utilizar la misma base, que es hacer música, pero con un mensaje claro. Lo que a mí me preocupa ya no es ser mejor que tú, son otras cosas.”

Nacimiento de Visceral

Las tragedias familiares ocurren en todos lugares y los artistas no son la excepción. Y es que, dado a conocer por el mismo rapero en sus redes sociales, la relación que tuvo con su abuelo fue tan estrecha que, cuando parte de este mundo, deja un dolor y un vacío irremediable en la vida y el corazón de Blake, quién usa su arte como medio de escape para mitigar el dolor.

  Don Patricio, el nuevo ingrediente del trap en España

De este momento tan oscuro nace Visceral, un tema completamente marcado por la partida de su abuelo, del amor y el orgullo tan grande que siempre sintió por su nieto. “Mi abuelo era como mi segundo padre y cuando falleció estuve una semana sin ser capaz de escribir ni apenas de reaccionar. Pensaba en él, en su imagen y eso me removió. Tenía que ser sincero, sacarlo. Me costó mucho porque a veces es difícil describir lo que sientes, pero creo que es lo más honesto que puedes ser en música”, explica, un muy sentido Alejandro Cabrera.

El apoyo familiar en la carrera artística de Blake

Según da a conocer en su sencillo Visceral, el abuelo de Blake no solo jugó un papel fundamental en su vida personal, sino también, en la profesional, constituyendo uno de sus más grandes fanáticos. “Sí, es gracioso, porque se paraba a escucharla. Venía a veces a casa con un pen-drive y yo le pasaba las canciones.”

Añade que, su abuelo  iba diciendo a quien se encontraba que su nieto era rapero. “Y para mí significó mucho, porque mucha gente mayor no se toman la molestia o el interés. Compartíamos muchos momentos.” De igual modo, el rapero comenta que los grandes momentos que pasó al lado de su abuelo aún le siguen sirviendo de impulso para hacer lo que le gusta, ya que le reconforta pensar que existen otras personas que al igual que él, se emocionen tanto por su trabajo y encuentren en sus letras, consuelo e inspiración para solventar sus propios problemas.”

  Delaossa, el flow del Barrio El Palo en la cúspide con “Un perro andaluz”

Blake finaliza con que no se plantea como un ídolo, cree tener lo necesario para inspirar a otros, “Con mi música quiero poder hacer lo que esa gente ha conseguido en mi género: no ser una moda, sino poder consagrarme como artista y algún día, ser para otras generaciones lo que ellos son para mí ahora.”

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad